Círculo

Los fragmentos esparcidos aleatoriamente se reúnen por una casualidad prevista por lo imprevisto, así era, no una consecuencia, sino un acto establecido por lo incomprensible, algo ilógico, pero no apático como la naturaleza, o quizás sí, pero no el hecho, pues el hecho era humano, y era hermoso por sus partes, pues era totalmente reconocible, al menos en su conjunto, porque, hablando individualmente no se vuelve a los fragmentos esparcidos aleatoriamente que se reúnen por una casualidad…

Neruda

Nunca había pasado más allá del “me gusta cuando callas” que cualquier chileno debe conocer. El motivo de esto no era precisamente porque me negara a leer un autor cuya ideología política posea el color del Power Ranger que suele estar al centro de la formación, ni tampoco por mi desagrado al tema romántico cuando se le aplica una “correcta” métrica, sino más bien porque no me habia dado el tiempo, así de simple. Por supuesto eso no quiere decir que me vaya a dar ese tiempo desde ahora xD, pero haré excepciones cuando encuentre algo notable de él mientras navegue por la web. En fin, encontré esto y me dije “oh en verdad Neruda sapbe”, ahí va:

Muere lentamente quien no viaja,
quien no lee, quien no escucha música,
quien no halla encanto en si mismo.

Muere lentamente quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente quien se transforma en esclavo del habito, repitiendo todos los días los mismos senderos,
quien no cambia de rutina,
no se arriesga a vestir un nuevo color
o no conversa con desconocidos.

Muere lentamente quien evita una pasión
Y su remolino de emociones,
Aquellas que rescatan el brillo en los ojos
y los corazones decaidos.

Muere lentamente quien no cambia de vida cuando está insatisfecho con su trabajo o su amor,
Quien no arriesga lo seguro por lo incierto
para ir detrás de un sueño,
quien no se permite al menos una vez en la vida huir de los consejos sensatos…
¡Vive hoy! – ¡Haz hoy!
¡Ariesga hoy!
¡No te dejes morir lentamente!
¡No te olvides de ser feliz!

Escuadrón inter-espacial de investigación

Todo comenzó hace 4 ciclos, mi unidad se encontraba rastreando la huella espacial de un objeto no identificado.
“Que valga la pena, ¿estamos?” Dijo Pull, el desencriptador. El tono de molestia era comprensible, el pobre había pasado los últimos 3 días intersolares intentando descifrar aquellos rústicos almacenadores de datos.
En realidad esos 3 días habían sido tediosos para todos; Tedus, el piloto, buscaba incansablemente el rastro de origen de la cápsula; Mart, el ingeniero, registraba metódicamente cada una de las piezas de la extraña nave con el fin de descubrir su funcionamiento; luego estaba Deds, el nuevo, y yo, los encargados de reunir la información y darle coherencia.
Todos nos quedamos sorprendidos cuando observamos el contenido descifrado, era una gigantesca base de datos acerca de una cultura. ¿Cómo es posible que tantas culturas diferentes puedan convivir e interactuar en un mismo planeta? Las imágenes mostraban desde los principios la civilización, la edad de piedra, hasta la última, la cual denominaban edad contemporánea. Mis compañeros repetían una y otra vez las imágenes “bélicas” que mostraban, no paraban de reír, ¿cómo es que alguien moría por un trozo de metal?, sin embargo, el motivo de sus guerras eran mucho más patéticas, claro, ellos peleaban por trozos de tierra, nosotros lo hacíamos por galaxias.
Al cabo de 5 días, Tedus logró descubrir el origen de la cápsula, se trataba del tercer planeta del sistema solar JT-214. Partimos al instante, quizás aquella cápsula era una llamada de ayuda. Después de verificar posibles amenazas terrestres, Tedus hizo descender la nave.
“Parece que hemos llegado tarde” dijo Mart riendo entre dientes. Desde luego, la contemplación de un planeta en ruinas ya no era algo nuevo para nosotros, sin embargo, los Leubhel no dejaban rastros visibles cuando arrasaban civilizaciones completas. ¿Qué habrá ocurrido? La información de la cápsula no dejaba entrever ninguna hostilidad planetaria a corto plazo.
“seguramente terminaron destruyéndose unos a otros por algún patético motivo” Ese era Pull, el positivo del grupo.
“vamos, ¿no les parece interesante? Jamás había visto este tipo de arquitectura” Deds, como de costumbre, intentaba dar un comentario relevante para sentirse parte del grupo. Aunque era verdad que esas gigantescas torres grises repletas de agujeros llamaban la atención.
“bien, comencemos, poner en marcha el protocolo secundus” Dije, era necesario registrar los restos de la cultura, quizás podríamos descubrir algo de utilidad, el departamento exploratorio exigía resultados. Tedus se acercó a la nave y la emplazó en modo info-almacen. Pull comenzó la inspección atmosfera/suelo. Mart desplego su vara exploradora, cómo era un planeta pequeño, seguramente activaría solo un cilindro, eso bastaría para encontrar rastros de vida. Deds y yo tomamos un desplazador y nos dirigimos hacia el conjunto de edificios. Deds apunto el infolector de su muñeca hacia algo que parecía ser un vehículo.
“Interesante, el infolector detecta más de mil millones de coincidencias generales. La vara exploratoria presume que este era una especie de medio de transporte común” Vaya, lo había hecho de nuevo, Deds había dado en el clavo otra vez ¡seguro con esa información podríamos terminar la guerra intergaláctica!
“Eso estaba en la información de la cápsula, ¿acaso no viste la parte donde mostraban su tecnología?” Deds soltó una risita ingenua. Pull le iba a dar un buen manotazo cuando se enterara que el nuevo del grupo se la pasó durmiendo durante la proyección que le tomó 3 días preparar.
“limítate a buscar información no registrada”
Deds acepto con una inclinación de cabeza y me acompañó hacia una de las estructuras. El infolector intuía que aquellos edificios eran viviendas. Casi todos los objetos tenían miles de millones de coincidencias. El planeta estaba repleto de viviendas con esos mismos elementos, la mayoría de ellos estaban en la proyección de la cápsula: televisor, radio, computador, puertas, sillas, mesas, etc.
Después de registrar la cuarta vivienda, Pull envió un mensaje con la información celular de los habitantes del planeta. No sé cómo se las habrá arreglado para encontrar restos analizables, sin embargo, venía como anillo al dedo, seguro si buscábamos restos de esa estructura celular en los hogares y la relacionábamos con coincidencias podríamos entender mucho mejor el diario vivir de la cultura.
“Que extraño, no encuentro rastros de la información celular que mandó Pull, ¿será que los habitantes no vivían acá en verdad?” Cierto ¿cómo puede ser que sean sus viviendas si no contienen ningún rastro celular? El nivel de radioactividad en la atmosfera no era lo demasiado potente como para destruir la evidencia en tan poco tiempo.
“Pero qué es esto” Una de las habitaciones, ligeramente más pequeña que las demás, contenía una extraña “silla”, lo extraño es que la “silla” tenía un gran agujero en el centro del asiento, ¡y contenía rastro celular! ¡Y lo suficientemente potente como para que el lector lo detectara a distancia!
“Esto es extraño, el lector marca más de diez mil coincidencias relacionadas, piénsalo, más de diez mil coincidencias de este objeto con rastros celulares en el interior ¡y el contador sigue cargando!” Deds tenía razón ¿cómo es posible? ¿Cómo es que la cápsula no guardara ninguna información al respecto?
“Recuerdo que en la proyección había una parte referida a la jerarquía, ¿no eran los reyes, sus líderes, los que se sentaban en grandes sillas ornamentadas que llamaban tronos?” Por lo menos alcanzó a ver esa parte, pero era cierto, los tronos concedían autoridad en el planeta, ¿acaso conferían alguna especie de poder? ¿Será que todos los habitantes se dieron cuenta de esto y construyeron sus propios tronos? ¿Se auto-destruyeron gracias a los poderes conferidos por la silla?
“Dioses, esto puede ser importante, Deds, será mejor que nos llevemos una y la estudiemos a profundidad en… Por la santa diáspora, ¿qué haces?” El estúpido de Deds se encontraba sentado en el objeto.
“Nada, solo me dieron ganas de sentarme, y tengo el inexplicable deseo de quitarme el extractor urinoexcretal y leer el diario cósmico” ¿Será idiota? Está sentado en uno de los descubrimientos más importantes del último periodo inter-solar ¿y piensa en quitarse el extractor? ¿Qué locura es esa?
“Sal de ahí, Deds, nos llevamos la silla”
“¿Esta?”
“Todas, las más de 5 mil millones, no podemos dejar que caiga en manos Leubhel”

X Ray Dog


0:00
Un rocoso planeta, casi deshabitado, es oscurecido por una gigantesca sombra.
0:14 En una larga estructura metálica rectangular que da la impresión de estar construida por cientos de cubos encajados, un joven pálido con el aspecto demacrado despierta y se mira al espejo.
0:26 El joven, vestido de negro, camina a paso seguro sobre la angosta estructura mientras acomoda su armadura y verifica sus armas. La imagen se ve cada vez más lenta, hasta llegar a una especie de slowmotion en el momento en que el joven posa su dedo sobre la compuerta de salida.
00:50 Ante él, innumerables de naves espaciales se precipitan hacia la superficie como una lluvia de meteoritos (el slowmotion se mantiene en esta escena)
01:09 El joven va corriendo, eliminando sin piedad con su espada a seres de aspecto animal-humanoide que portan equipamiento futurista.
01:22 El cerco de miles de enemigos se va cerrando sobre el joven.
01:34 El joven inclina su cabeza, dejando sombras sobre su rostro.
01:37 El joven sonríe y una gigantesca onda expansiva extingue a sus enemigos.


Two Steps From Hell

0:00 El campo de batalla está bañado con sangre. Los gemidos y los graznidos entonan una canción vacía, en el centro del paisaje un héroe cabeza gacha se sostiene apenas en pie.

0:28 Su mente viaja por innumerables flashbacks: la despedida de su amada; los niños jugando; las flores en primavera; el reencuentro con sus camaradas; las tabernas; las canciones; las marchas.

1:11 El héroe logra levantar la vista, posándola sobre uno de los caídos, los recuerdos de la batalla acuden  ante sus ojos: la carga de la caballería; el escudero defendiendo a su señor; el silbido de las flechas; las espadas quebrándose; sus amigos cayendo.

1:43-2:00 Los flashback terminan. El héroe, con dificultad, logra ponerse de pie, su espada aun ensangrentada apenas refleja los colores del atardecer, la llama de la determinación arde como nunca.

Cocina

Se encaminó hacia la cocina con el fin de otear cualquier posible material engullible; hacía hambre. El puré con vienesas del almuerzo le pareció algo pobre con respecto a su ansiedad; decidió chantarle huevos fritos. Preparó el sartén con un toque de aceite y encendió la cocina. Se dirigió al PC a cambiar la música, la misión requería power metal, no de música para tomar cachantún. Algo de Symphony X estaría bien, odyssey. A punto estuvo de dejarse llevar por las aventuras de Ulises en el poema épico de Homero, sin embargo, había unos huevos que meter al sartén (dicho popular?), como sea, al darse vuelta notó un resplandor anaranjado venir desde la cocina, corrió y lo vio, el sartén de mierda estaba “en llamas”, rozando el techo. Con la mayor celeridad y calma posible, abrió la llave y lanzó el agua con sus manos. Más allá del humo y el sartén negro nada ocurrió, menos mal -pensó-, no, nada de mal, ya que tampoco había alcanzado a meter los huevos. Hubiese sido una buena historia para un diario tipo LUN, con un título como “joven rudo provoca incendio por mal uso del sartén y huevos”. Obviamente después del incendio el joven se habría suicidado con una sobredosis de vitamina C; “joven rudo provoca incendio por mal uso del sartén y huevos, para luego suicidarse ingiriendo 50 cajas de vitamina C”.

Así fue como aprendió a nunca más realizar hazañas épicas en la cocina.

Asistencia

Bueno, esto lo tenía en caso de tener que llorar por si me echaba algún ramo por inasistencia, pero como nunca lo usé lo dejo acá para la posteridad.

Estimado Profesor:

Las clases suprimen notablemente la capacidad creativa de los alumnos. Al contrario del común pensado por Ud. y sus colegas, en clases no se aprende a explicar lo que creamos, sino a  adaptar nuestras creaciones, limitarlas a parámetros ya establecidos, lo que da como resultado el poco avance y la repetición de conceptos, camuflándolos por renovación.

Es por esto que intento ir lo menos posible a clases.

Etiquetado ,

Incendio

PD: es del theclinic

Cómo será la belleza del sur chileno que hasta en catástrofes se ve pro. Están bacanes las imágenes que he encontrado en google, espero que los periodistas que andan por ahí tomen la mayor cantidad de fotos posible. No me odien, no es que me guste el hecho en sí, solo soy un simple admirador de Mordor y su paisaje. A nadie le gusta que venga un judío  a cagarte el patio y además le prenda fuego.

Música

El Jazz es una mierda, sí, así es, mis amigos intelectualoides, el virtuosismo es una mierda, el siutiquismo debe ser reemplazado. Reemplazado por algo puro, por algo real, por algo vivo. Y lo vivo no es algo virtuoso, no es el desarrollo máximo de una técnica, es el inicio de esa técnica, es ese acto de querer desarrollarla, es esa búsqueda del cómo que no es posible explicar, el vacío que llevó a ese deseo. Eso que nuestra razón llama vacío, pero que cada célula de nuestro cuerpo le llama totalidad, esa es la verdadera música, algo espontaneo.

George RR Martin

Troll supremo de la literatura (novelas al menos), la cagó xD, acabo de terminar Dance with Dragons y, debo reconocer que dejó en mí la misma impresión que le dejaría a alguien importante de la corte del rey ser asesinado por un enano con una ballesta mientras se encuentra en el baño, con el fin de confirmar si en verdad caga oro o no. A la mierda, a esperar otros 10 años por el nuevo libro: Winds of winter «al fin el invierno ceteemes»

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.